Números próximos

Hasta el 30 de Noviembre de 2016 está abierta la convocatoria para el envío de colaboraciones con destino al monográfico número 73 (enero - abril de 2017) de la Revista Iberoamericana de Educación (ISSN: 1022-6508), que tendrá como título “Desarrollo sostenible en educación superior en un mundo global”.

Fundamentación

A la par del constante avance en diversos campos de la ciencia, la tecnología y el desarrollo humano, la realidad muestra que durante los últimos años prácticamente toda la población mundial ha padecido, en mayor o menor medida, los estragos de diversas crisis, sobre todo financieras pero también sociales, energéticas, alimentarias, de salud y medio ambientales. La pobreza y la vulnerabilidad social acentúan los estragos causados por muchas de las situaciones críticas que nos afectan. Tanto los esfuerzos gubernamentales como de los organismos de coordinación y apoyo internacional no son suficientes para mitigar y atender las necesidades sociales. De ahí que la sociedad civil se involucre cada vez más tomando un papel activo en la definición y el seguimiento de las acciones y los acuerdos que se alcanzan a nivel global. En este contexto, la educación juega un papel primordial en el logro y la promoción del desarrollo sostenible. El Programa de Acción Global (GAP), impulsado por la UNESCO (10-12 noviembre 2014) en la Declaración sobre la Educación para el Desarrollo Sostenible 1 promueve la educación en todos los niveles como un importante activo para implementar la sostenibilidad en todas sus áreas de acción, y considera la transición a la sostenibilidad como uno de los más importantes retos actuales tanto a niveles globales como locales.
La transición a la sostenibilidad no puede verse como una apuesta de futuro, sino como una estrategia a aplicar en el presente para construir un futuro viable, desde la integración de tres cadenas de pensamiento: la que busca la calidad ambiental, la que busca la cohesión y la justicia social y la que busca una economía equitativa y viable a largo plazo; este es el compromiso renovado por una educación de calidad para la sostenibilidad contenido en el Programa de Acción Global sobre la Educación para el Desarrollo Sostenible desde el cual se urge a que se tomen medidas urgentes para fortalecer y ampliar en mayor medida las acciones educativas dirigidas a la consecución de un desarrollo humano inclusivo, ambiental y socialmente sostenible.

En 1987 la Comisión Mundial para el Medio ambiente y el Desarrollo (UNCED), a través del Informe de la Comisión Brundtland “Nuestro Futuro Común”, introdujeron el concepto de Desarrollo Sostenible (DS), definiéndolo como “el desarrollo que satisface las necesidades actuales de las personas sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las suyas”. Desde entonces, han sido muchos los esfuerzos por hacer llegar las acciones sostenibles a todos los ámbitos de nuestra vida, aunque todavía a día de hoy queda mucho camino por recorrer. Tal y como indica Santos Rego (2012: 63), “para mejorar la situación, incluyendo los efectos perversos de la globalización, es imprescindible un sistema educativo que amplíe la distribución de destrezas y valores”. No en vano, en la última década se ha producido acuerdo político sobre el papel de la educación como agente clave para transformar la sociedad actual en una sociedad más sostenible, equitativa y justa socialmente (UNESCO, 2005; Naciones Unidas, 2012). Se ha pretendido el logro de un mundo en el que todas las personas tengan la oportunidad de beneficiarse de la Educación y aprender valores, comportamientos y estilos de vida necesarios para un futuro sostenible y para la transformación positiva de la sociedad. Con este monográfico se quiere dar a conocer la importancia de la Educación Superior y su impacto social por medio de la formación de perfiles profesionales que generen cambios en los modelos sociales, económicos desde el respeto a la biodiversidad, en sociedades más equitativas, justas e inclusivas en un mundo global.
El monográfico pretende de manera innovadora e integral, la sostenibilización curricular como eje de actuación en la Educación Superior como herramienta clave para alcanzar un Desarrollo Humano Sostenible, para que las universidades formen profesionales que sean capaces de utilizar sus conocimientos, no sólo en un contexto científico, sino también como respuesta a necesidades sociales y ambientales.

La naturaleza multidimensional del desarrollo y las nuevas exigencias de sostenibilidad ambiental y social reclaman responsabilidad para favorecer las distintas acciones vinculadas a la formación de ciudadanos, para fortalecer la democracia social como forma de vida, y para conseguir una sociedad más equitativa y solidaria.

La UNESCO (2009), enmarca la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) dentro del contexto social de la ética y los valores; en base los valores de justicia, equidad, tolerancia, suficiencia, responsabilidad y respeto. Y en ese contexto, la Universidad desempeña un papel protagonista, pues puede participar en la difusión y aplicación de posibles soluciones y alternativas a los problemas socio ambientales a los que se enfrenta la sociedad actual (UNESCO, 2005; Naciones Unidas, 2012).
En el ámbito español, en el año 2002 se constituyó el grupo de trabajo para «Calidad Ambiental y el Desarrollo Sostenible» dentro de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE). Sin embargo, a pesar de que recientes estudios muestran los esfuerzos para implementar la Sostenibilidad (Disterhefta et al, 2012; Ferrer Balas et al, 2010; Lozano, 2011) y la RSU (Fuertes, 2012; De Guevara, 2010 y MEC, 2011), de la adhesión a declaraciones internacionales y de la creación y el desarrollo de estrategias y políticas universitarias, existe poca implementación holística en el ámbito curricular (Thomas, 2004; Wright, 2002)

Los nuevos escenarios producto de la globalización y el resultado de los avances en las tecnologías de la información y la comunicación, aunados a la gestión del conocimiento, arrojan la necesidad de trabajar con compromiso y constancia en las instituciones de Educación Superior para salvar la brecha que arrastran las sociedades actuales en este mundo Global. No debemos olvidar que “La educación fomenta el cambio y, a su vez, responde al cambio social, económico y cultural.” Partiendo de esta premisa, este monográfico aportará base epistemológica a la vez que buenas prácticas en la gestión objetivos del Desarrollo en la dimensión denominada Responsabilidad Social de la Universidad.

Del mismo modo, el monográfico también está alineado y es respetuoso con las siguientes directrices:
Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados por la Asamblea General de Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015, y más concretamente el objetivo cuarto que pretende garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

En este sentido, las acciones planteadas dentro del monográfico con participación internacional, persiguen ser un modelo en la construcción de una ciudadanía global y el refuerzo de los procesos de Educación para el Desarrollo, integrando acciones de sensibilización, formación e investigación para el desarrollo y la movilidad social en la Educación Superior en base a una educación Superior de calidad. La consecución de una educación de calidad es la base para mejorar la vida de las personas y el desarrollo sostenible.

 

Las normas de elaboración para el envío de los textos se encuentran disponibles en http://www.rieoei.org/formulario_colaboraciones.php

Profesora Dra. Belén Sáenz-Rico de Santiago
Universidad Complutense de Madrid (España)
Facultad de Eduación
Departamento de Didáctica y Organización Escolar
Coordinadora del Monográfico