Si las TIC, junto con otras nuevas tecnologías, están cambiando profundamente la sociedad en que vivimos, ¿no sería más lógico preguntarse por el sistema educativo que necesita esa nueva sociedad en lugar de hacerlo por cómo utilizar esas tecnologías en el sistema actual? Si la respuesta a lo anterior es positiva, ¿qué hipótesis se pueden plantear para definir proyectos de nuevos sistemas educativos?, ¿cómo realizar la transición?, ¿qué condiciones sociales, políticas y económicas deben darse para producir un cambio de tal magnitud y trascendencia?

Por una parte, se estudia a las TIC como posibles instrumentos didácticos y se pone énfasis en las habilidades necesarias para su eficiente utilización. Sin embargo, preguntas tales como ¿cuáles son los modelos pedagógicos idóneos o convenientes para el uso de estas tecnologías?, ¿cómo se introducen las TIC no sólo en el aula sino en los currículos de la enseñanza obligatoria?, ¿qué debe enseñarse y cómo? únicamente obtienen respuestas provisionales que no se traducen en medidas concretas de forma generalizada.

Estas son algunas de las cuestiones que hemos planteado a los autores invitados a participar en este número de la Revista Iberoamericana de Educación. Por supuesto, no todas ellas quedan contestadas, pero las respuestas obtenidas muestran la posibilidad de encarar la toma de decisiones a partir de propuestas concretas y fundamentadas en la experiencia.

Publicado: 2000-09-01